Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Descargar Corridos Nuevos 2015

Los corridos son una forma musical y literaria popular mexicana y desarrollada en el siglo XVIII. Posee las siguientes características:

  1. Un saludo y presentación del cantor y prólogo de la historia;
  2. Desarrollo de la anécdota;
  3. Moraleja y despedida
  4. Debe tener 8 sílabas
  5. Debe tener rima

Los corridos son de espontánea, populares, originalmente de autores anónimos, en la actualidad los autores son reconocidos. Son además formas cantables. En casi todos los pueblos de México se cantan corridos al compás de las guitarras.

Hay corridos con temas amorosos, crónicas de sucesos naturales, y desde luego relatos de hechos históricos que vienen desde los días de la Independencia, hasta la conclusión de la Revolución Mexicana, pasando por los episodios conocidos con el nombre genérico de la Reforma cuando aparece la figura gigante de Benito Juárez, la exótica del Emperador Maximiliano, el perfil de los invasores franceses y el triunfo de la República. Mediante el corrido, el pueblo recoge, difunde y perpetúa las noticias que le afectan, cantándolas en verso asonantando (de ocho sílabas generalmente) con el acompañamiento de la guitarra y otros instrumentos variados.

Historia

Los inmigrantes europeos que llegaban en el siglo XIX a los estados mexicanos de Texas, San Luis Potosí, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas principalmente traían consigo instrumentos a México como el acordeón y el ritmo que daría origen a la música del norte en general, la Polca, a la que en suelo americano se le añadieron más instrumentos como la batería y que más tarde se uniría a los relatos mexicanos de esa época, originando el corrido norteño.

Hasta el arribo y consolidación de los medios electrónicos de comunicación masiva (mitad del siglo XX), el corrido se utilizó en México como un medio informativo y educativo de primer orden, incluso con fines subversivos, debido a su aparente simplicidad lingüística y musical, apropiadas para la transmisión oral. Tras popularizarse la radio y la televisión, el género ha evolucionado hacia un nuevo estado, aún en proceso de maduración, aunque la mayoría de los especialistas asegura que está muerto, o por lo menos agoniza desde entonces.

Los ejemplares vivos más antiguos del corrido son versiones transculturadas de romances mexicanos, relativos sobre todo a amores desgraciados o sublimados, así como a temas religiosos. Éstos, que incluyen (entre otros) “La Martina” y “La Delgadina”, muestran las mismas pautas estilísticas básicas que la mayoría de los corridos posteriores (tiempo de 1/2 o 3/4 y composición literaria en “verso menor”, es decir, versos de ocho o menos sílabas fonéticas, agrupados en estrofas de seis o menos versos).

Fue hasta la Guerra de Independencia (1810-1821), y de ahí a lo largo de la Revolución mexicana (1910-1921) y las revueltas religiosas o caciquiles (1926-1934) originadas por el nuevo orden político, que el género prosperó y adquirió los conocidos tonos “épicos” que tanto se resaltan, así como la estructura narrativa en tres instancias antes mencionada, produciéndose el grueso de los ejemplares vivos, que se refieren a líderes revolucionarios, religiosos o populares, así como sus hechos o, incluso, su “martirologio”.

Con la consolidación del “Presidencialismo” (orden político instituido tras la Revolución Mexicana) y el éxito de los medios electrónicos de comunicación masiva, el corrido perdió mucho de su papel informativo, volviéndose, por una parte, un ingrediente del culto folclorista, y por otra, en la voz de los nuevos subversivos: trabajadores oprimidos, productores y traficantes de drogas; activistas de izquierda, campesinos emigrantes (sobre todo a [E. U.].

Esta vertiente es considerada por los académicos la etapa “decadente” del género, que tiende a borrar las características estilísticas y estructurales del corrido “revolucionario” o tradicional, sin mostrar aún una pauta clara o unificada de evolución. Esto es representado sobre todo por el “narcocorrido“, canciones dedicadas a figuras relacionadas con el narcotráfico, muchas veces ordenadas y pagadas por ellos mismos a músicos y compositores.

This Post Has Been Viewed 226 Times